Aquí tienes cómo controlar tu café

Aquí tienes cómo controlar tu café

Nada te despierta, te hace más feliz y te ayuda a mantenerte despierto como una buena taza de café. Huele delicioso mientras se prepara, tiene un sabor increíble y te da un empujón de energía. Y luego, desgraciadamente, tienes ese desagradable olor a café durante mucho tiempo después de haber terminado la taza. No tan bueno.

Pero una vez que entiendes qué es lo que causa que el café deje atrás una… esencia no tan agradable, puedes combatirla de manera muy fácil, súper fácil. Y no, no tiene nada que ver con si tomas café caliente, helado, latte, expreso o nada de eso.

Entonces, ¿de dónde viene el mal aliento? La cafeína que amamos por su cualidad de despertarnos también reduce la producción de saliva, causando que se te seque la boca. Éste es el primer problema porque la saliva ayuda a limpiar la suciedad de tu boca que causa el mal aliento. El siguiente problema son los niveles de acidez, que reducen el pH de tu boca y permiten que crezcan las bacterias.

Para evitar el problema, reduce la cantidad de leche y azúcar, que hacen crecer las bacterias del mal aliento. Y una vez terminado el café, come manzana, que contiene encimas que matan ese mismo tipo de bacterias. Y toma agua, mucha agua.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios