Cómo comer comidas que ensucian mucho

Con estos consejos para comer comidas conocidas por ensuciar mucho ya no tendrás que evitar tus favoritos o planear con cuidado tu guardarropa. ¿Extrañas el lío y chuparte los dedos? Prueba con estos consejos. Si bien lo ideal es no pedir nunca estas comidas en momentos en los que sabes que vas a estar frente a gente que no quieres que te vea todo sucio, hay una única clave que se aplica para todo “La clave para comer estas comidas es dar pequeños mordiscos” • Pollo frito cubierto en salsa Sí, puedes comer esto sin ensuciarte, incluso con la salsa y todo. Para minimizar el lío elije las patas: sostén las puntas con tu pulgar y tu dedo índice de ambas manos y come de a pequeños bocados toda la carne hasta que te quede solo el hueso. Las alitas son otra historia. Toma la alita con los dos primeros dedos de ambas manos, ubica la punta con el huesito que sobresale. Usa tus dedos para tirar del cartílago y descartarlo. Encuentra el hueso más pequeño y gíralo con los dedos para sacarlo del ala y luego haz lo mismo con el otro hueso. Ahora puedes comerte sin líos el ala deshuesada.

Con estos consejos para comer comidas conocidas por ensuciar mucho ya no tendrás que evitar tus favoritos o planear con cuidado tu guardarropa. ¿Extrañas el lío y chuparte los dedos? Prueba con estos consejos.

Si bien lo ideal es no pedir nunca estas comidas en momentos en los que sabes que vas a estar frente a gente que no quieres que te vea todo sucio, hay una única clave que se aplica para todo “La clave para comer estas comidas es dar pequeños mordiscos”

  • Pollo frito cubierto en salsa

Sí, puedes comer esto sin ensuciarte, incluso con la salsa y todo. Para minimizar el lío elije las patas: sostén las puntas con tu pulgar y tu dedo índice de ambas manos y come de a pequeños bocados toda la carne hasta que te quede solo el hueso.

Las alitas son otra historia. Toma la alita con los dos primeros dedos de ambas manos, ubica la punta con el huesito que sobresale. Usa tus dedos para tirar del cartílago y descartarlo. Encuentra el hueso más pequeño y gíralo con los dedos para sacarlo del ala y luego haz lo mismo con el otro hueso. Ahora puedes comerte sin líos el ala deshuesada.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios