Equilibra las bebidas navideñas al mejor estilo

La navidad es una época del año que se vive compartiendo momentos únicos al lado de quienes hacen parte de nuestras vidas. Aproximadamente, cada español tiene cada año entre 8 a 10 comidas y cenas navideñas, en ambientas laborales, sociales y familiares.

Aunque la navidad es una época de gozo y celebración, los excesos alimenticios que hacen olvidar los hábitos saludables, pueden causar un 20% más de casos médicos por la mala alimentación, pero, sobre todo, los accidentes de tráfico se incrementan a causa del consumo de alcohol.

Hemos pensado en ofrecerte productos y enseñarte a hacer magia con ellos:

Haz que la navidad sea una época para crear e innovar, mientras mantienes las tradiciones en cada celebración.

Aprovecha la gran variedad de bebidas que ofrecemos para combinar refrescos con los alimentos y también para servirlos con una presentación que no deje duda de tu creatividad y estilo.

Todo entra por los ojos:

No basta con ofrecer en las celebraciones navideñas, bebidas de calidad, si el envase no es el adecuado. Asegúrate de elegir un vaso o copa transparente que permita ver el contenido. Así podrás dar rienda suelta a tu imaginación y añadir rodajas de fruta, hierbas aromáticas. De esta forma garantizaras una experiencia sensorial completa, basada en aromas, gusto y vista.

Si lo que quieres ofrecer es una bebida refrescante, la temperatura ideal será de 4ºC a 8ºC, para que esta pueda ser disfrutada y los sabores mantendrán su esencia inicial. Te recomendamos usar cubos de hielo grueso que no solo tardan más en derretirse, sino que no afectaran los sabores de la bebida.

El arte del maridaje:

Una comida de exquisito sabor debe estar acompañada de una bebida que realce sus sabores, para que se mezcle armoniosamente en dos contrastes que generen un gusto al paladar.

La clave está en el equilibrio entre la comida y la bebida. Debes saber identificar las cualidades de la bebida, el sabor, intensidad, aroma, amargor, ácido o dulzor, para elegir la adecuada que potencie las cualidades de los platos que acompañan.

Puedes brindar afinidad o contraste entre bebida y comida, ambos igualmente válidos según el momento y la sensación que desees dar a los comensales.

Combina idealmente:

Una bebida tradicional, usada en diferentes ocasiones como la cola, es ideal para el acompañamiento de carnes rojas y patés. Sin embargo, su sabor le permite también ser ingrediente en salsas y reducciones.

La naranja marida es agradable para los postres y turrones, una afinidad de sabores dulces, pero con la suavidad del refresco que no opacará los sabores de las demás preparaciones.

El refresco de limón puede ser servido entre comidas para favorecer la digestión y así mismo acompañar pescados. Un sabor de contraste muy gustoso al paladar.

Si lo que deseas es un sabor neutro que deje sensaciones agradables en la boca, la tónica es ideal para combinar tapas y aperitivos.

Finales inesperados:

Los cócteles tienen una presentación muy sofisticada que permitirán ver tu estilo en cada uno de ellos. Si lo que deseas es sorprender a tus amigos, familiares o colegas, podrás servirlos con frutas de temporada o jarabes con especias como vainilla y canela.

Las decoraciones con hojas o flores son cada vez más comunes y dejan ver una presentación única con un toque especial. No tengas miedo a innovar y sorprender a las personas, las propiedades organolépticas (color, sabor, textura, forma) de los cocteles serán siempre una buena idea para potenciar o disimular sabores amargos o dulces de las mezclas.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios