Estos disfraces para Halloween se pueden comer

Estos disfraces para Halloween se pueden comer

Ya conoces el momento: te invita a una fiesta de Halloween un amigo casual (es decir, un compañero de trabajo con el que tienes pequeñas conversaciones sobre el clima en el ascensor) y no estás seguro de qué ponerte: ¿disfraces? ¿no disfraces?

La invitación es vaga y cuando le preguntas al organizador de la fiesta solamente obtienes respuestas extrañas como que la fiesta estará genial. Y por supuesto no quieres presentar tu mejor disfraz si el público no va a apreciarlo. Ya sabemos qué fue lo que le pasó a Lindsay Lohan en Chicas pesadas, después de todo.

Por suerte ahora tienes algo que te lo soluciona todo… y es delicioso. Este año puedes conseguir dos máscaras para ese disfraz perfecto a último minuto: gato o Día de los muertos.

Ambas máscaras son del tamaño de la cara de un adulto (aproximadamente) y están hechas de golosina por lo que después de la fiesta puedes comértelo. Si el sabor es importante para el disfraz, entonces la máscara de gato tiene sabor a cerezas mientras que la calavera es de sabor a algodón de azúcar.

Para ambos puedes ponerte toda ropa negra y algún que otro detalle para terminar la apariencia. Si llegas y todos están de civil, te comes la paleta y listo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios