Lo que hay que saber antes de volverse vegano


El movimiento vegano está en auge. Lo indican las estadísticas y también las celebridades, que con su defensa pública de esta filosofía de vida convierten el ser vegano en toda una tendencia a seguir. De hecho, artistas como Miley Cyrus, Jennifer Lopez, Natalie Portman, Demi Moore o Alicia Silverstone promueven los principios morales del veganismo y lo hacen, además, luciendo cuerpos casi perfectos.

No obstante, y para todos aquellos que estén pensando en convertirse en veganos, conviene decir las cosas claras. Y es que, como suele ocurrir con todo, detrás de esta filosofía de vida contra cualquier tipo de explotación y crueldad hacia los animales, se está generando un enorme negocio.  Solo en España, por ejemplo, se calcula que la alimentación vegana genera un negocio de 5.000 millones de euros.

Es decir, la industria alimentaria ya ha empezado a trabajar en el lanzamiento de productos que se ajusten a las exigencias de los veganos, cuyo precio, dicho sea de paso, es bastante elevado. Tanto que algunos consumidores puede que opten por ganar dinero fácil en casinos y juegos de azar para poder asumir el coste de estos productos.

Pero más allá del negocio en torno al veganismo, los partidarios a sumarse a este estilo de vida deberían también tener en cuenta otros aspectos previos, sobre todo para lograr una alimentación completa y sana que aporte al organismo todo lo necesario. A veces, comer bien es más complicado de lo que parece. Según los expertos, lo ideal es comer 50% de verduras, 25% de proteína y 25% de cereales integrales.

En primer lugar, lo más recomendable es acudir al médico. Ya que antes de iniciar una alimentación vegana habría que descartar cualquier dolencia que impida prescindir de la carne o la leche y sus derivados.

Tras el reconocimiento y control médico, cualquier persona que se vuelva vegana debe incorporar a su dieta un suplemente de B12, uno de los nutrientes indispensables que pueden faltar en nuestro organismo si dejamos de comer carne, lácteos, huevos y pescado.

Del mismo modo hay que controlar la ingesta de hierro, que puede verse reducida al no comer carne. Hay que tener en cuenta que el hierro es vital para transportar el oxígeno a través de la sangre y para mantener altos los niveles de energía. Conviene, por tanto, ingerir alimentos con vitamina C, porque ayudan a absorberlo mejor. El pimiento rojo, las judías, las espinacas y las lentejas son una buena opción.

También es aconsejable que la mitad de lo que se coma esté cocinado y no crudo, porque la cocción contribuye a romper algunas de las fibras y ahorra parte del trabajo al estómago. Y, por supuesto, los veganos tienen que leer todas las etiquetas de los alimentos para descartar entre los componentes cualquier derivado o grasa animal.

Siguiendo las directrices que marcan los expertos y aportando al organismo todos los nutrientes, proteínas y minerales que se necesitan, cualquier vegano puede lograr una alimentación tan sana como equilibrada. Eso sí, como ocurre con todo, es más conveniente realizar alguna dieta de transición. Los cambios bruscos pueden acarrear problemas.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios