Cómo es realmente abrir un pescado

Cómo es realmente abrir un pescado

Puede ser que no seas del tipo de personas que guste de pescar (y que quizás la única vez que sí fuiste te pusiste a gritar para que liberaran esas pobres criaturas) pero una vez que quieres volverte un buen cocinero quizás te des cuenta que te hacen falta las capacidades para cocinar pescados.

Paso a paso

Lo primero que tienes que hacer es buscar un buen pescado. La idea es buscar uno con ojos saltones, agallas rojas brillantes (estamos hablando de truchas aquí, puede haber otros pescados con agallas de otros colores) y que no tenga escamas salidas ni ningún tipo de olor raro.

La felicidad de haber seleccionado un buen pescado puede reemplazarse muy rápido por el terror de realmente tener que abrirlo. Seguro, la trucha ya está muerta, pero para algunas personas el hecho de que siga “mirando” con los ojos grandotes y la boca abierta puede ser una señal de que simplemente no sirven para abrir pescados y que estarán mucho mejor comprándolos ya sin los intestinos.

Si lo que molesta es la idea de la cabeza, podemos cortarla y desecharla para sentirnos más tranquilos si nunca hemos hecho antes el trabajo. Lo ideal es seguir los pasos de un chef conocido, en una clase de cocina para sentirnos más seguros, pero también podemos seguir los consejos de un pariente que esté acostumbrado a hacerlo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios

1 comentario

  1. […] excelentes croquetas de pescado que te sacarán de un apuro, ideal para servir como entrada o para picotear algo. Los […]