El pescado no siempre tiene que ir con vino blanco

El pescado no siempre tiene que ir con vino blanco

Una de las cuestiones más problemáticas de elegir un vino para acompañar la comida es que no ayuda mucho el pensar únicamente en el ingrediente principal. Cómo lo cocinas a menudo tiene mucha influencia en el resultado final, en su sabor y en cuál sería la elección ideal.

Tomemos el salmón, por ejemplo. Uno podría elegir diferentes vinos si al pescado lo estuviera cocinando solo o acompañado de una salsa cremosa (un Chardonnay sería una buena opción) que si lo estuviese haciendo sellado o asado en cuyo caso un Pinot Noir liviano sería una opción mucho mejor.

Y si hablamos de salmón ahumado la cuestión es totalmente distinta: la mejor elección para eso es Sauvignon Blanc y no champaña.

Incluso cuando preparas platos simples de pescado como medallones de pescado, no asumas de manera automática que irán bien con el mismo vino. Los medallones de salmón con una salsa blanca irían bien con un Chardonnay, pero con una salsa Garam Masala con chiles y jengibre sería mucho mejor con un vino blanco aromático tal como el Araucaria, una mezcla de riesling y pinot grigio de origen brasilero.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios