Secretos de las anchoas en conserva

Secretos de las anchoas en conserva

Dentro del mundo de las conservas uno de los productos preferidos son las anchoas en aceite. Pueden acompañar algún plato o ser servidas como un aperitivo. Las anchoas forman parte de la cultura gastronómica de los españoles, hoy te contamos algunos de sus secretos.

Según los expertos las anchoas se elaboran con boquerones que son capturados durante el invierno, momento en que el pescado cuenta con una mayor contenido de grasa. Luego de capturarse se deben colocar en contenedores con agua y sal por unos días hasta que se desangran totalmente.

El paso siguiente consiste en quitarles la cabeza y realizar una limpieza a fondo en donde, además, son separadas por tamaños, colocando las anchoas en diferentes depósitos, alternando con capas de sal. De esta forma son almacenadas al menos unos tres meses, si bien lo habitual es que esta etapa de maduración se extienda hasta los seis meses. En este tiempo las anchoas irán perdiendo agua y grasa y pasarán a incorporar sal, tomando ese olor y color tan característico

Luego de ese tiempo de almacenamiento se sacan de los depósitos, se lavan y se les quita la piel, dejando los filetes limpios. Para terminar se colocan en envases de cristal o envases de aluminio que se rellenan con aceite de oliva refinado especial para conserva. El aceite cumple la función de evitar que las anchoas se oxiden.

Tengamos presente que los envases de hojalata se comenzaron a usar a finales del siglo XIX. En esa época su fabricación era parte de un proceso artesanal.

Compartir en Google Plus

Acerca de Leticia Del Pino

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios